¡Todos necesitamos ser animados! Eso siempre ha sido cierto y, a medida que continuamos adentrándonos en el 2021, todos sienten la necesidad de hacerlo ahora más que nunca. Los seres humanos están programados para ser animados. Necesitamos personas que hablen de esperanza y generen confianza en nuestras vidas para que podamos vivir consistentemente de una manera que sea digna del Evangelio de Cristo (Flp 1:27). Por eso Dios nos manda a animarnos unos a otros y edificarnos unos a otros (1 Ts. 5:11).

El estímulo es uno de los dones espirituales a los que se hace referencia explícitamente en el Nuevo Testamento y es tan importante que Dios nos dice que debe ser una práctica diaria (Romanos 12: 8; Hebreos 3:13). Es el combustible de nuestra fe que nos permite perseverar y superar los obstáculos que todos enfrentamos al correr la carrera que se nos ha señalado (Hebreos 12: 1). Debemos animarnos unos a otros porque …

  • Nos recuerda que nos necesitamos unos a otros. La llama de la fe debe ser avivada repetidamente por el estímulo. A lo largo del Nuevo Testamento, vemos cómo los primeros creyentes se apoyaron y se alentaron unos a otros. Pablo comentó respecto a cómo el había sido animado y de cómo ese aliento llena las necesidades sentidas de los demás (2 Corintios 7:13; 1 Tesalonicenses 3: 7).
  • Fortalece nuestra fe. Existe una conexión real entre la comunión de los santos y el estímulo que necesitamos para vivir nuestra fe de manera que crece el Reino (Ec 4: 9-12; Hebreos 10: 24-25). Nuestra fe se fortalece en compañía de amigos espirituales que aman a Jesús y quieren vivir para Él (Proverbios 27:17; Romanos 1:12).
  • Nos ayuda a vencer el pecado. Hebreos 3:13 dice: “Anímense los unos a los otros todos los días, nótese que dice “diariamente”, para que ninguno de ustedes sea endurecido por el engaño del pecado”. Uno de los efectos secundarios del engaño del pecado es que endurece los corazones. El aliento contrarresta esto y ablanda nuestro corazón para que podamos estar más en sintonía con la dirección del Espíritu Santo en nuestras vidas, escuchar la verdad de Dios y caminar en obediencia. El pecado habla mentiras mientras que el ánimo habla de vida, que encuentra su fuente en la verdad de Dios.

Puede empoderar a los miembros de su grupo pequeño en su fe motivandolos , y sobre todo modelando la forma de hacerlo, se sentirán inspirados a hacer lo mismo unos por otros. Hay innumerables formas prácticas para alentar a los demás, ya sea que sus palabras se pronuncien en persona o en línea, por vía oral o por mensaje de texto:

  • Use las Escrituras para recordar a los miembros de su grupo pequeño respect a la presencia, el poder y las promesas de Dios.
  • Esté disponible para ellos porque es alentador saber que alguien los respalda (Ec 4: 9-12).
  • Afirme las virtudes que ve en ellos y el impacto que tienen en los demás.
  • Desafíe a los miembros de su grupo pequeño a ejercitar los dones espirituales que Dios les ha dado de nuevas maneras (1 Corintios 12: 7).
  • Hable sobre la gracia de Dios, el sacrificio de Jesús, nuestra liberación y redención porque es alentador recordar quiénes somos en Él.
  • Ayúdelos a desarrollar una perspectiva eterna y a pensar en cosas excelentes y dignas de alabanza (Fil 4: 8).
  • Hágales saber a los miembros de su grupo pequeño que está orando por ellos y encuentre formas prácticas en las que realmente pueda llevar sus cargas con ellos (Gálatas 6: 2).
  • Una nota edificante, un regalo o un gesto de amor que le muestre a alguien que estás pensando en ellos y que crees en ellos es muy útil.

¡El ánimo es contagioso! Los miembros de su grupo pequeño querrán hacer eco de las formas en que usted los lidera para animar a su grupo. El Señor usará su esfuerzo para desarrollar y fortalecer la fe de los demás para que tengan el poder de vivir de acuerdo con el Espíritu (Romanos 8: 5). Si hubiera una receta espiritual a seguir para entrar juntos en esta nueva temporada de la vida de su grupo pequeño, el animarse unos a otros sin duda sería parte de ello, y Dios usará lo que hagan para crecer juntos en comunidad.

❖  Autor: Reid Smith

Reid se desempeña como Director de Comunidades con Propósito para la Red de Grupos Pequeños y ha sido Pastor de Grupos en la Iglesia Christ Fellowship en el Condado de Palm Beach, FL desde 2008. Ha estado equipando líderes en iglesias de todos los tamaños y etapas de crecimiento para que sean efectivos. Haciendo discípulos desde 1996. Reid ha sido un autor colaborador para GRUPOS PEQUEÑOS de Christianity Today, LifeWay’s Ministry Grid, y desarrolló la capacitación en grupos pequeños para la Red de Envío de la Junta de Misiones Norteamericanas. Una de las maneras en que expresa su amor por ayudar a los líderes a comenzar y multiplicar grupos saludables en todas sus iglesias es a través de www.reidsmith.org.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here