Home Entrenamiento 4 HÁBITOS DE LOS GRUPOS ALTAMENTE EVANGELISTICOS

4 HÁBITOS DE LOS GRUPOS ALTAMENTE EVANGELISTICOS

0
4 HÁBITOS DE LOS GRUPOS ALTAMENTE EVANGELISTICOS

Casi todos los grupos luchan con la evangelización. La mayoría de los cristianos luchan con la evangelización. Rara vez encuentro un grupo que diga que les está yendo bien con la evangelización. Pero no tiene por qué ser complicado. Steve Gladen dice:

“Nuestro enemigo el diablo quiere que pensemos que la evangelización es difícil y que ofenderemos a las personas al hablarles de Cristo. Pero la conclusión es la siguiente: si su grupo pequeño está ayudando a que los perdidos sean encontrados orando, compartiendo sus testimonios e invitando a los incrédulos a una comida o actividad social, entonces están cumpliendo el propósito de la evangelización. Es realmente así de simple.” [1]

Aquí hay cuatro ideas para ayudar a su grupo a mejorar en la evangelización.

Ora por los que no conocen a Cristo por su nombre

Esto hace dos cosas. Además del asombroso poder de la oración para mover a los perdidos, también tiene el efecto de recordarnos la prioridad del evangelismo. Puede hacer esto todas las semanas en su grupo. Cuando termine en oración, podría decir algo como… “Esta semana queremos recordar a nuestros amigos que aún no conocen a Cristo mientras oramos. ¿Sobre qué más podemos orar? “

Compartan sus Testimonios

Otra forma de mantener el evangelismo como prioridad de su grupo es permitir un momento para que los miembros compartan sus testimonios sobre oportunidades que hayan tenido para evangelizar. Pregunte a su grupo con regularidad: “¿Quién ha tenido la oportunidad de tener una conversación espiritual esta semana?” Comparta sus propios encuentros. Predique con el ejemplo.

Las investigaciones sugieren que cada vez tenemos menos de estas conversaciones:

En pocas palabras, las personas están hoy menos involucradas en conversaciones espirituales que hace veinticinco años. Una “conversación espiritual” se define como cualquier conversación sobre asuntos espirituales o de fe (incluidas las dudas) con alguien. Esto incluiría hablar sobre Jesús con un amigo no cristiano, pero también incluiría hablar sobre el sermón que acaba de escuchar con su cónyuge.

 Estas conversaciones espirituales podrían haber sido en persona, pero también podrían haber ocurrido por teléfono, por mensaje de texto o incluso en las redes sociales. De esta forma, los investigadores utilizaron una definición bastante amplia de conversaciones espirituales.

Sin embargo, incluso con una definición amplia de conversaciones espirituales, la mayoría de nosotros (74%) tenemos menos de diez conversaciones espirituales al año. Somos lo que los investigadores caracterizan como “conversadores reacios”. [2]

Haz un estudio sobre evangelización

Te recomiendo que hagas esto una vez al año. Aquí hay algunas sugerencias:

  • Cuestionando el evangelismo, por Randy Newman
  • Evangelismo en un mundo escéptico: Cómo hacer que las increíbles noticias acerca de Jesús sean más creíbles, por Sam Chan
  • BENDECIR: 5 maneras cotidianas de amar a tu prójimo y cambiar el mundo por Dave Ferguson

Un maestro solía decir: “Podemos enseñar a resolver cualquier problema”. Al hacer un estudio una vez al año, enseñará a su gente las habilidades necesarias para la evangelización.

Invite a cada miembro y a cada prospecto a todas las reuniones todos los meses.

Esta es la estrategia central de mi libro, Puede duplicar su grupo en dos años o menos. Las personas que se oponen al evangelio no se oponen al helado. Si puede llevarlos a una actividad social, es mucho más probable que asistan al grupo y lleguen a la fe en Cristo. Para ver un ejemplo bíblico, mire Mateo en Mateo 9.9 – 13 o Google, “Fiesta de Mateo”. Recientemente escuché el libro de Sam Chan sobre evangelización. Explica por qué esto es tan efectivo:

La hospitalidad es otro medio de evangelización, y si leemos cuidadosamente las cartas del Nuevo Testamento, encontramos que la hospitalidad es bastante prominente entre los temas discutidos y practicados por la iglesia primitiva. Mientras que los dones de enseñar y predicar proclaman las palabras del evangelio, la hospitalidad demuestra que el evangelio es real, auténtico, creíble y atractivo. Otra forma de decir esto es que la hospitalidad va más allá de la duda, y demuestra la veracidad del evangelio que profesamos. El evangelio puede ser cierto, pero a la mayoría de los no cristianos les parece increíble. Y el evangelio seguirá siendo increíble mientras nuestros amigos no cristianos no tengan muchos amigos cristianos, porque tendemos a adoptar las estructuras de plausibilidad de aquellos a quienes conocemos y en quienes confiamos. Al compartir nuestros hogares con nuestros amigos no cristianos y cristianos, nuestros amigos no cristianos podrán comer con (y conocerán) más y más amigos cristianos, y tal vez incluso adoptar las formas de pensar de sus amigos cristianos. [3]

En resumen

Aquí los tienes, cuatro hábitos de grupos altamente evangelísticos:

  • Orar por lo no creyentes
  • Compartir Testimonio de Evangelización
  • Estudios de Evangelización
  • Hospitalidad

[1] Steve Gladen and John Ortberg, Leading Small Groups with Purpose: Everything You Need to Lead a Healthy Group (Grand Rapids, MI: Baker, 2012).

[2] Don Everts, The Reluctant Witness: Discovering the Delight of Spiritual Conversations (Downers Grove, IL: IVP Books: An Imprint of InterVarsity Press, 2019), 19–20.

[3] Chan, Sam. Evangelism in a Skeptical World (p. 117). Zondervan Academic. Kindle Edition.

Autor: Josh Hunt

Josh Hunt es  Pastor en la Iglesia Butista Salem y Autor de varios libros muy conocidos relacionados con la escuela Dominical, grupos pequeños, enseñanza y creación de discípulos tales como Puedes duplicar tu clase en dos años o menos, Maestros Discípulos, Dar viernes por la noche a Jesús y otros.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here