Lo que alguna vez fue un acontecimiento novedoso y divertido (grupos pequeños en línea), para algunos de nosotros, si no para la mayoría, se ha convertido en una experiencia laboriosa. Cuando el Covid-19 comenzó, muchos vimos a nuestros miembros unirse para participar con nosotros a través de alguna plataforma. “Vamos a superar esto. Qué bueno que todavía podamos conectarnos utilizando la tecnología” fue nuestro grito de batalla.

8 meses después, algunos de nosotros todavía no nos hemos reunido con nuestros grupos pequeños en persona. Ahora, cuando nos conectemos a nuestra reunión de grupo pequeño, esperamos que aparezca alguien. La gente está cansada de Zoom. Nuestro equipo ha escrito excelentes artículos sobre esto, en especial los artículos de Kiersten Telzerow y el artículo de Chris Surratt. Sin embargo, esto no cambia el hecho de que estos artículos no inspirarán mágicamente a las personas a conectar a la reunión.

Y así, a medida que asisten semana a semana, se desaniman cada vez más. “Debo ser un pésimo líder de grupo pequeño”. “¿Qué estoy haciendo mal?” “¿Vale la pena?” Preguntas con las que todos luchamos mientras nos esforzamos por liderar un grupo pequeño durante este tiempo.

Entonces, ¿cómo nos mantenemos animados?

Y me pregunto si necesitamos cambiar ligeramente nuestro enfoque durante esta temporada. En lugar de centrarnos en quién no asiste, debemos centrarnos en quién está conectado.

Primero, permítanme reconocer que algunos de ustedes están en iglesias donde se pide a los grupos pequeños hacer control de asistencia. Si este es su caso, continúe haciéndolo, pero asegúrese de que la asistencia no sea una estadística vacía. Recientemente hice una pregunta en nuestra página de Facebook de Small Group Network sobre la asistencia, y muchas personas contribuyeron mucho. Pero lo más importante fue que la asistencia no es la única métrica que se debe utilizar. La asistencia nunca debe ser un fin, sino un medio para fomentar una gran conexión entre nosotros y nuestro grupo.

Entonces, si está tomando asistencia y ve el nombre de un miembro que no ha asistido en algunas semanas, aproveche ese momento para comunicarse con él o ella. Resista el impulso de avergonzar o hacer sentid mal a esa persona (me declaro culpable de esto). En lugar de comenzar con “No te he visto en un grupo pequeño durante un par de semanas”, considera “Estaba pensando en ti y solo quería ver qué estaba pasando”. (Esto es cierto si está tomando asistencia o no).

En segundo lugar, si no se pasa lista de asistencia, debe encontrar una manera de mantenerse conectado con los miembros de su grupo. Si comunica los acontecimientos del grupo por mensaje de texto o correo electrónico, revise la lista de nombres y vea quién no ha asistido recientemente.

En tercer lugar, cree una forma de mantenerse conectado como grupo. Con esto, lo más importante es que no crea que todo depende de usted. Ayude a su grupo a mantenerse conectado entre sí según se permita. Dependiendo de dónde viva, esto podría significar sentarse afuera, dar un paseo, reunirse en una cafetería, tomar café virtualmente. Sea creativo.

Finalmente, si alguien ya no está interesado en ser parte de su grupo, por cualquier motivo, ayúdelo a hacer nuevas conexiones que se adapten mejor a ellos y dónde se encuentran.

Nuestro objetivo nunca debe ser una simple asistencia, sino una conexión que lleve a la transformación. Entonces, durante esta temporada, ¿cómo se mantiene conectado con las personas de su grupo?

 

Autor: 

ANDREW CAMP tiene una maestría en Formación Espiritual y Cuidado del Alma del Talbot Seminary. También es un chef certificado, recientemente fue segundo chef en Silver Restaurant en Park City, UT hasta que cerró en 2015. Desde entonces, se ha desempeñado como Pastor de crecimiento espiritual en la iglesia Mountain Life en Park City. Él y su esposa, Claire, viven en las afueras de Park City con sus dos hijas pequeñas, Hazelle y Hannah.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here