Home Ideas Nuevas 5 Maneras de respetar el tiempo de todos

5 Maneras de respetar el tiempo de todos

0
5 Maneras de respetar el tiempo de todos

Ya sea que se reúnan en persona o en línea, es importante respetar la hora de inicio y finalización de sus reuniones de grupo pequeño. De lo contrario, los miembros del grupo pueden terminar su tiempo juntos sintiéndose frustrados o cansados. No quieres que la gente se sienta atrapada. En consecuencia, no volverán o se “resistirán”, lo que puede hacer que participar en el grupo se sienta como una carga en lugar de un “oasis refrescante” de la comunidad que llena su copa espiritualmente.

La efectividad del liderazgo de su grupo pequeño y el impacto de las reuniones de su grupo serán mayores cuando respete el tiempo de todos. Aquí hay un puñado de prácticas que le pueden ayudar sin hacer que las cosas se sientan poco naturales o incómodas:

1. Al inicio de cada temporada, defina la hora de inicio y finalización de sus reuniones.

Informe a su grupo que se esforzará por respetar la hora de inicio y la hora de finalización que se comunicó originalmente para sus reuniones. Si utiliza un tipo de “contrato” o pacto grupal, debe incluir en su declaración las horas de inicio y finalización.

2. Permita que un tiempo de compartir sirva como cierre de su reunión.

El compañerismo planificado previamente para el final de la reunión ayuda a que el tiempo de su grupo se sienta menos controlado por una agenda y sea más relacional porque no tiene el estrés que hay a la hora de inicio y les da a las personas un espacio para interactuar. Dejar el compañerismo al final también proporciona un “colchón” de tiempo y permite que las personas se conecten más y crezcan con sus aportes y experiencias en el grupo.

3. Si hay una serie de preguntas basadas en el contenido que están estudiando juntos, planee resolver solamente la mitad. Determine qué mitad es la más importante para su grupo y prepárese para dejar el resto atrás. Esto ayuda a que su tiempo de discusión se sienta más relajado y enfocado, lo que aumentará la participación. También hace espacio para ministrar y orar, enriqueciendo la experiencia general.

4. Duplique el tiempo que haya planeado para la oración porque este aspecto de su vida grupal generalmente demora más de lo esperado.

Mucha de la ministración se produce cuando las personas se abren acerca de lo que hay en sus corazones. Si la ministración sucede cerca de la hora de terminar, y no siente que es apropiado detenerse, entonces no lo haga … simplemente haga una pausa. Reconozca suavemente en voz alta:

    • La hora
    • Que siente que Dios está haciendo algo significativo
    • A pesar de que es el corazón de todos quedarse … algunos necesitan ir a atender compromisos familiares o laborales, etc.
    • Libérelos: ¡Está bien alguien tenga que irse! Por ejemplo:

“Hola a todos, solo quiero informarles que son las 8:30 p.m., que es cuando generalmente terminamos. Sin embargo, siento que el Señor está haciendo algo importante en la vida de Juan en este momento y debemos continuar orando por las cosas que acaba de compartir con nosotros. Sé que a todos les encantaría quedarse y hacer esto juntos, pero me doy cuenta de que algunos de ustedes no pueden hacerlo. Está bien si se retiran ahora. Nos vemos en la próxima reunión”.

5. Pídale a alguien que sea quien controle el tiempo de su grupo.

Si es difícil para usted mirar el reloj como el líder del grupo pequeño, designe a alguien más para que lo ayude a terminar a tiempo. Establezca esto por adelantado con todo el grupo de una manera alegre. Pídale a esta persona que le dé una señal cuando sea hora de comenzar o concluir. Incluso podría invitar a todos en el grupo a asumir la responsabilidad de estar atentos al tiempo.

En su grupo pequeño pueden decidir juntos cuánto tiempo quiere reunirse cada vez y puede invitar a las personas a compartir un rato después de la “hora de finalización oficial” para socializar. Cualquiera que sea el marco de tiempo que hayan definido … haga que se cumpla. Reúnase el tiempo suficiente para que las personas se conecten y participen en un diálogo con los demás, y que sea lo suficientemente corto como para que mantengan su deseo de regresar.

No sienta que tiene que atar cada cabo suelto y hacer que cada reunión sea perfecta. El Espíritu Santo es más que capaz de trabajar con personas que se alejan de una conversación espiritual con más preguntas que respuestas. Al respetar el tiempo de todos, los miembros del grupo sacarán más provecho de sus reuniones y estarán más motivados a seguir juntos.

❖  Autor:Reid Smith

Reid se desempeña como Director de Comunidades con Propósito para la Red de Grupos Pequeños y ha sido Pastor de Grupos en la Iglesia Christ Fellowship en el Condado de Palm Beach, FL desde 2008. Ha estado equipando líderes en iglesias de todos los tamaños y etapas de crecimiento para que sean efectivos. Haciendo discípulos desde 1996. Reid ha sido un autor colaborador para GRUPOS PEQUEÑOS de Christianity Today, LifeWay’s Ministry Grid, y desarrolló la capacitación en grupos pequeños para la Red de Envío de la Junta de Misiones Norteamericanas. Una de las maneras en que expresa su amor por ayudar a los líderes a comenzar y multiplicar grupos saludables en todas sus iglesias es a través de www.reidsmith.org.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here