Home Ideas Nuevas 7 Lecciones para superar el aislamiento social aprendidas durante mi tiempo en la Marina

7 Lecciones para superar el aislamiento social aprendidas durante mi tiempo en la Marina

0
7 Lecciones para superar el aislamiento social aprendidas durante mi tiempo en la Marina

Como algunos de ustedes saben, serví en la Marina de los EE. UU por 23 años. Durante ese tiempo fui desplegado en barcos innumerables veces. Hay días que extraño mi tiempo en el mar, y luego recuerdo que ahora puedo cenar con mi familia todas las noches, así que estoy mejor.

Con la agitación que el #distanciamientosocial, la #cuarentana, y  #quedateencasa están causando en nuestras vidas, he estado reflexionando sobre como el tiempo en la Marina me dio herramientas para enfrentar la realidad actual. Mi objetivo, cada vez que era enviado a servicio, era regresar mejor que cuando me fui. A veces eso significaba estar en mejor forma física, a veces mejor espiritualmente, a veces eran otras áreas de la vida. Espero que durante este tiempo no solo sobrevivas, sino que salgas adelante y seas mejor persona cuando esto termine.

Aquí hay siete lecciones aprendidas durante mi tiempo en la Marina acerca de como salir adelante mientras estamos socialmente aislados. Espero que algunos de estos consejos te sean útiles en tu situación actual.

Acepta que así serán las cosas por un tiempo. Las primeras dos semanas y las últimas dos semanas siempre fueron las más difíciles. A cada uno de nosotros nos lleva tiempo adaptarnos cuando todo en nuestra vida cambia. Ya sea que vayas por la semana 2, la semana 4 o la semana 6 del aislamiento, aceptar que las cosas serán así durante un tiempo más, es el primer paso para salir adelante.

Establece una rutina. Para muchos de nosotros, esta es la primera vez que trabajamos donde vivimos. Es fácil que el horario se vuelva fluido y que horas que solían ser de tiempo libre cuando no estábamos en la oficina, se conviertan ahora en horas de trabajo. Mientras trabajas desde casa, establece un horario. Despiértese al mismo tiempo, toma el baño, vístete y luego “ve” al trabajo. Define un tiempo libre. “Deja” de trabajar. Apaga la computadora, relájate, haz algo que no este relacionado al trabajo durante el resto del día. Asegúrate de tomar tus días libres también.

Sal tomar el aire todos los días. Durante los días de servicio, si no salíamos a la cubierta intencionalmente para ver el sol, podían pasar días en que no respiraba aire fresco por estar dentro del casco del barco. Mientras está atrapado en su casa, existe la tentación de acurrucarse en la cama o en el sofá. ¡Resiste! Sal al menos 20 minutos todos los días.

Haz ejercicio. Esto se puede combinar con el número 3. Muévete más. Esto no tiene que ser P90X o 50 flexiones al día. Sin embargo, vas a caminar menos de lo que normalmente haces. Entonces tal vez dar un paseo. Haz flexiones que coincidan con la fecha del calendario. Haga saltos con sus hijos.

Mantente conectado con los demás. Mi primer periodo de servicio fue en 1993. Internet todavía era algo nuevo. Aún escribimos cartas. Así que mantenerme conectado con mi esposa tomaba días, si no semanas. Durante mi último período de servicio nos enviabamos correos electrónicos varias veces al día. Hoy muchos de nosotros utilizamos la tecnología para mantenernos conectados con amigos y familiares. Así que, ya sea que se trate de Facetime, Zoom, Google Hangouts, Messenger o simplemente mensajes de texto, comuníquese con las personas que solía ver en persona y simplemente hable.

Establezca un objetivo de lectura. Durante los períodos de servicio, solía establecer un objetivo de lectura. Leeré X número de libros durante este periodo. Varias veces utilicé un Plan para Leer la Biblia en un año. Si el despliegue fuera de seis meses duplicaría las lecturas. Si haces esto, es simple matemática. Espero que no estemos en aislamiento durante seis meses, pero si es un mes, podrías leer los cuatro evangelios leyendo 3 capítulos al día. O tal vez solo concéntrate en leer un solo evangelio y hacer un capítulo al día.

Haz algo no digital. Esta claro que vamos a pasar más tiempo en Eso no está mal, no te castigues por ello.  Sin embargo, encuentre alguna forma no digital de divertirse. Juega un juego de mesa con la familia, construye un set de lego (incluso si eres un adulto), dibuja tus pensamientos en lugar de escribirlos, saca las recetas de tu abuela y cocina algo que nunca has probado. Lo que haces no es importante, encontrar algo agradable que no sea digital es la clave.

 

Si bien no sabemos cuánto durará este tiempo de aislamiento social, sí sabemos dos cosas. Primero, Jesús todavía tiene el control y todavía es bueno. Segundo, esto no durará para siempre. No es un apocalipsis zombie. Espero que cuando llegue el momento, no solo hayas sobrevivido, sino que te hayas convertido en una mejor persona. ¡Tu vida del otro lado será mejor!

 

Autor: Steve Curran

Steve sirve como Pastor de GRUPOS DE VIDA en la iglesia Compassion Christian en Savannah, GA. Como esposo, padre y amigo, ahora está siguiendo su llamado en el Ministerio de Grupos Pequeños después de una carrera de 20 años en la Marina de los EE. UU. La región sur de Steve incluye Alabama, Georgia, Luisiana, Mississippi y Tennessee.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here