Ministerio de Grupos Pequeños en tiempos de adversidad

0
45

Uno de los muchos beneficios de un grupo pequeño es el contacto personal para crecer juntos en el Cuerpo de Cristo. Pero ¿tiene su Ministerio de Grupos Pequeños planes para cuando no puedan reunirse en persona?

La reciente emergencia de salud que rodea al coronavirus (COVID-19) nos ha tomado por sorpresa a muchos de nosotros. A medida que se prohíbe cada vez más las reuniones persona a persona para limitar la propagación del virus, algunas iglesias y grupos pequeños no están del todo preparados para continuar los ministerios de formas alternativas. Pero las emergencias de salud no son las únicas razones para estar preparados para los desafíos asociados con la imposibilidad de reunirse. Los desastres naturales como terremotos, huracanes, tornados, tormentas de invierno, etc., y / o la interrupción de los servicios públicos por la contaminación del suministro de agua y la pérdida de electricidad también pueden generar la interrupción de las reuniones de grupos pequeños.

Preparación para grupos pequeños en tiempos de adversidad

Jesús nos dice en Mateo 24 que estemos listos para su venida y que estemos listos para los tiempos difíciles que precederán a su regreso. De manera similar, los grupos pequeños deben estar preparados para los momentos difíciles que pueden enfrentar en tiempos de adversidad. Estar preparado para esos momentos significa tener planes establecidos de formas alternativas para “reunirse” cuando no puedan encontrarse cara a cara. Cuando los miembros de grupos pequeños son conscientes de estas alternativas, pueden continuar alentándose unos a otros y seguir creciendo juntos.

El contexto de su Ministerio y el tipo de adversidad enfrentada determinarán su elección de alternativas para reunirse. Aquí hay algunas ideas para considerar que pueden servirle de base para generar sus propios planes:

Alternativas Basadas en Tecnología Pre-Planificadas para Reunirse

  • Active una cadena de oración por teléfono, redes sociales y / o sitio web de la iglesia
  • Reúnase en línea a través de videoconferencia
  • Reúnase a través de una llamada en conferencia
  • Use las redes sociales para continuar su enseñanza y aprendizaje
  • Use el sitio web de la iglesia para compartir recursos de grupos pequeños

Alternativas pre-planificadas no basadas en tecnología para reunirse

  • Ora por tu cuenta por cada miembro del Grupo Pequeño
  • Utilice grupos de oración que oren por cada miembro sin reunirse
  • Siga los planes de lectura de la Biblia o comience a leer el Nuevo Testamento
  • Prepare un estudio para trabajo individual para los miembros de su Grupos pequeño.

 

Ministerio de Grupos Pequeños en tiempos de adversidad

Cuando el Grupo Pequeño está utilizando formas alternativas de reunión, también tiene la oportunidad de ministrar a otros fuera del grupo. Al mostrar el amor de Cristo a través de tu amor por tu prójimo, tu Grupo Pequeño tiene la oportunidad de cumplir su misión en el crecimiento de los discípulos. Las oportunidades del ministerio toman diferentes formas según el contexto y el tipo de adversidad que enfrenta tu vecino. Aquí hay algunas ideas para considerar que le pueden servir de base para generar sus propios planes:

Oportunidades para ministrar a individuos

  • Estar atento al estado de salud de sus vecinos.
  • Ayude con sus compras a aquellos que no pueden hacerlo
  • Colabore con los esfuerzos de limpieza en su área.
  • Comparta alimentos enlatados y botellas de agua.
  • Solo siéntese y dedique tiempo para escuchar a los necesitados.

Oportunidades para ministrar a la comunidad

  • Participe en los Ministerios de apoyo de la iglesia local.
  • Trabaje junto con su grupo en los esfuerzos de limpieza.
  • Distribuya los recursos recomendados.
  • Únase para ayudar a otros grupos de ayuda.
  • Apoye a los ministerios de la Iglesia enfocados en ayuda financiera

 

Los tiempos de adversidad son oportunidades para el Ministerio

Como Grupos Pequeños, debemos tener en mente estrategias preparadas previamente para los momentos en que no podemos encontrarnos cara a cara. Esos planes, cuando se conocen con anticipación, pueden ayudar a mantener vivo el Grupo Pequeño hasta que llegue el momento en el que puedan reunirse nuevamente. Junto con esos planes, también debemos estar preparados para ministrar a otros en la comunidad, tanto como individuos como en los esfuerzos coordinados del grupo. Los tiempos de adversidad pueden convertirse en oportunidades para el ministerio. Recuerde “Así que ofrezcamos continuamente a Dios, por medio de Jesucristo, un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios que confiesan su nombre. No se olviden de hacer el bien y de compartir con otros lo que tienen, porque esos son los sacrificios que agradan a Dios.”

Hebreos 13:15-16

 

Autor: Mark Simpson, PhD

El Dr. Simpson posee una licenciatura en artes de Spring Arbor College, una maestría en educación secundaria de la Universidad de DePauw, una maestría en educación cristiana del seminario de Denver y un doctorado en filosofía de la Trinity Evangelical Divinity School. El Dr. Simpson trabajó anteriormente en la Universidad de Oakland City, Indiana, como coordinador de aprendizaje en línea y profesor de educación cristiana y estudios religiosos. También se desempeñó como Decano de Aprendizaje Innovador en otra institución de educación a distancia, y Decano Asociado de Estudios Doctorales y Aprendizaje Digital en el Seminario Teológico Bautista del Sur.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here